El mundo de Marisa y Carlos

El color y el trazo del lapicero se unen para crear un paisaje en el centro de la vivienda. Un bosque de abedules lleno de sorpresas se pinta en la pared, mientras que el cielo nuboso se realiza en papel pintado. Ambas soluciones unidas crean una atmósfera relajante, y la  elección de colores para el resto de las paredes ayuda a conseguir un hogar único.

El trabajo a lápiz nos permite introducir muchos elementos sin recargar los espacios

Este es el papel pintado hecho a medida antes de su colocación:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pintura Mural. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s